wordpress-589121_640En aRRsa! usamos WordPress para nuestras webs y para los proyectos de clientes. Con él he aprendido casi todo lo que sé de programación que ya es bastante de trastear CSS y algo de PHP, pero sobre todo he desarrollado una gran capacidad para resolver casi cualquier reto que me presentan. Esto es posible gracias a la increíble comunidad alrededor de WP que no sólo crea herramientas y plugins sino que comparte sus trucos y soluciones. Lo que más valoro de WP es precisamente esto: cómo permite introducirse en el mundo del código a cualquiera que quiera dedicarle algo de tiempo y también cómo permite a quien quiera hacer sus aportes y su capacidad de ir incluyéndolos en el “core”.

Es por ello que intento estar al día de las buenas prácticas de uso de WP, algo así como hacer honor al software. Esto es por supuesto interesado porque el uso de temas mal hechos me ha hecho perder un tiempo precioso. Hace ya tiempo, antes de usar cualquier pedazo de código, intento asegurarme de que está bien hecho. Y una manera fácil de hacerlo es tirar del repositorio de WordPress.org. Además he ido descubriendo algunos desarrolladores especialmente cuidadosos, como Justin Tadlock, al que alguna vez he nombrado aquí.

Con todo esto, me he convertido en una auténtica admiradora de algunas empresas basadas en este software libre. Sus modelos de negocio son tan distintos como interesantes. Algunas son pequeñas como ThemeHybrid y ofrecen soporte de sus propios desarrollos  y otras como Automattic, que es enorme en impacto pero relativamente pequeña en tamaño, ofrecen servicios centralizados. Todas ellas creo que son un gran ejemplo de globalización de los pequeños: pequeña escala y gran alcance. De Automattic sobre todo me fascina cómo se organizan para trabajar y cómo lo cuentan, es la primera empresa transnacional y distribuida de gran impacto que conozco.

Y también hay negocios y formas de usar WP que no me gustan nada y me parece que atentan contra la idea base de WP. Esos intento no usarlos, claro.

Todo esto me ha llevado a consultar periódicamente páginas como wptavern.com donde se comenta la actualidad de WP. Y, por lo visto, los últimos meses están siendo moviditos en el mundo WP. Algunos cambios en el “core” están poniendo a muchos descontentos y levantando muchas reflexiones interesantes sobre el gobierno de lo común. Pues WordPress, como un software libre utilizado por buena parte del internet actual, tiene responsabilidades con sus usuarios. Un ejemplo sencillo sería una vulnerabilidad de seguridad en el código pero también tiene que actualizarse a las nuevas preferencias de los usuarios. Así que, como todo en la vida, tiene que estar siempre cambiando. Cuáles son esos cambios y quién los decide está siendo un tema recurrente.

No entraré en las polémicas porque no las conozco tan bien. Baste decir que a muchos de los que han generado negocios basados en WP no les gustan los nuevos cambios. Lo que quería fijar con este post es que este universo puede que sea uno de los lugares privilegiados donde observar cómo entendemos el gobierno de lo común en los próximos años.

De las lecturas he sacado en claro algunas ideas:

La amenza del “fork”

Los distintos tipos de perfil en una comunidad pueden tener intereses e ideas contradictorios, en WP hay, al menos, programadores, desarrolladores y diseñadores de producto, desarrolladores de webs a medida y usuarios finales y lo que quiere un usuario no es lo mismo que lo que quiere el que desarrolla webs para clientes. El primero querrá facilidad de uso y estar a la última y el segundo querrá estabilidad y facilidad de implementación. Yo creo que WP está más dedicado a los primeros y establece bien claro en su filosofía fundacional que prefiere no dar opciones. La dificultad de ir con todo hacia adelante demuestra bien claro que no es una plurarquía. Claro que también lo habían puesto en su filosofía, es una meritocracia. Así que, ojo, cuando leemos comunidad WP no tenemos que pensar que es una comunidad real, sino una agrupación de netócratas y consumidores [-> por lo que me apuntáis en los comentarios esto no queda claro: cuando digo que WP es netocracia + consumariado, no me refiero al ecosistema completo de WP sino a  los cambios en el core y en los servicios comunes de wordpress.org, aquí las cosas sí las decide una minoría implicada, directamente en el desarrollo y mantenimiento pero también en su capacidad para crear tendencias de uso, el resto se comportan como usuarios del core y servicios. La palabra netocracia me pareció adecuada por la importancia no sólo del código sino de crear tendencia en sus formas de uso, quizá la palabra que uso antes es mejor, meritocracia, pues ese grupo es flexible y abierto según aportes más al proyecto.] (Para poner esto en contexto podéis leer el estupendo post de Tom Mcfarlin, en inglés)

La pregunta que me planteo es ¿los bienes comunes pueden llegar a producirse en pequeñas comunidades reales o siempre necesitarán de mayor masa crítica y, por tanto, de una netocracia con identidades definidas por pertenencias encadenadas de una meritocracia que sale de las comunidades reales del ecosistema general?

El peligro de la especialización

Como decía al principio, una de las cosas maravillosas de WP es que es muy dado a que un usuario se convierta en productor (de plugins, trucos, soporte, adaptaciones, etc). Sin embargo parece que se peca de que en la agrupación de valorar a los desarrolladores por encima de otros perfiles de productores. No me parece mal que se diferencie entre usuario y productor en la gestión de cualquier bien común, al contrario hacer es lo que creo que debe definirnos como parte de la comunidad. Pero parece que en WP hay un sesgo importante hacia los programadores, al fin y al cabo “son los que producen el bien principal”. Los otros perfiles o bien deberían haber tomado parte en escribir el código o bien deberían haberse enrocado en sus posturas de diseñadores, aplicadores o desarrolladores de producto.

En este sentido creo que debo mencionar que la cultura de Automattic parece ir más por ese camino. Su CEO Matt Mullenweg siempre defiende que los aportes a WP.org pueden ser en cualquier campo y en su empresa importan tanto los del foro de soporte como los desarrolladores, o más.

Y el de confundir adhesión con aporte

En el post de McFarlin también se ve cómo las formas importan y en comunidades tan grandes muchas veces se pierden, el uso de libros de caras perjudica seriamente las relaciones: se confunde aporte y debate con adhesión (echadle un ojo a algunos comentarios en los posts de wptavern.com sobre el customizr o al hashtag #wpdrama)

La importancia del aporte real

En el anterior post enlazado y sus comentarios se ve algo interesante: el propio Mullenvweg aboga porque WP sea de veras un bien común de todas las empresas y profesionales que lo usan, proponiendo una cifra de un 5% de la empresa dedicada a ello. Creo que aquí está el kid: si aportas a un proyecto de software libre (o cualquier otro bien común quiero pensar) y te conviertes en productor ya no eres dependiente de lo que decida la mayoría o la netocracia. Como es un bien común siempre podrás “forkear”.

7 comments on “WordPress y el gobierno de los comunes

  • No creo que WP sea una netocracia + un consumariado. Es en realidad un conjunto de plurarquías que consensualmente aceptan estar en una red de poder asimétrico. Sí, por supuesto existen muchas personas cuya relación con wp es solo usarlo, hacer tickets con dudas y de cuando en cuando avisar de un error en el código. Y claro, hay espacios para esos «consumidores» pero no son parte de las conversaciones que determinan el curso del proyecto. Estas tienen varios niveles, desde la pequeña comunidad que hace un plugin y que no tiene, generalmente mucho poder… a no ser que el plugin, como en su día BuddyPress adquiera mucho peso y se torne estratégico; hasta el grupo que en Automattic «guarda» y coordina la arquitectura y su core. En fin, cada uno una comunidad real subdunbar, cada uno una plurarquía. En conjunto, una confederación tan grande que hacer un fork global está fuera del alcance de una sola comunidad, tendría que agrupar a decenas de ellas y asegurar, cuando menos, la compatibilidad de buena parte de los plugins… lo que resulta obviamente muy difícil. Por eso la asimetría de poder es sin embargo estable, no porque sea en principio óptima, sino porque de momento parece que el disenso con las decisiones del core automattic no ha sido lo suficientemente profundo o valiente como para que un número suficiente de los desarrolladores involucrados en las diferentes partes, acepten el compromiso que supondría forkear.

    • ¡Hola David! Me gusta la idea de conjunto de plurarquías y creo que es la definición perfecta para todo el ecosistema de WP, con toda esa descripción que das.

      Sin embargo todos estos cambios que han desatado pasiones se están dando en el core y en los servicios comunes, como los repositorios de wordpress.org, ahí es donde sí que hay una netocracia. Quizá debí haber explicado más el contexto de la controversia o no haber citado ese post vuestro si no es exacto el uso de la palabra. La cuestión es que los cambios que se están produciendo en el core afectan a muchos temas del repositorio de WordPress.org, que serán eliminados si no usan el Customizr en lugar de su propio panel de opciones (y ese es sólo uno de los cambios), lo que toca el bolsillo, y mucho, a las comunidades productivas o empresas que usan el repositorio.

      No creas que a mí no me gustan esos cambios, al contrario, somos miembro del club de Tadlock, uno de los impulsores, y son los $25 dólares mejor invertidos de aRRsa!. Además creo que son cambios buenos para el conjunto de WP. Lo que me resultaba interesante es que esas distintas comunidades no acceden igual a la gestión de lo común y eso les afecta en sus medios de vida, por eso creo que es un debate al que estar atento. No sé si es pasarme pero creo que tanto como el de Grecia porque WP es un ejemplo muy accesible de comprender de cómo puede ser el futuro de las comunidades basadas en bienes comunes libres y abiertos.

      La gran queja parece ser las prisas con las que se están implementando los cambios. Es por esto, y aunque el post está escrito a correpreses, que llego a la conclusión de que el consejo de Mullenweg de un 5% de aporte a la mejora del bien común es clave para que las comunidades no se queden huérfanas si los cambios no van en la dirección que les viene bien. Su conocimiento del sistema siempre les permitirá tomar su propio camino o mostrar nuevos caminos al resto.

      Cuando ponía “amenaza del fork” es por uno de los enlaces en los que hablaban de crear un BusinessPress, más centrado en los desarrolladores para clientes, es una reflexión que debería haber comenzado hace mucho tiempo y no plantearla ahora como una amenaza que sólo sirve para fomentar las malas relaciones. En WP no hay forks pero sí proyectos como Ghost que han salido del propio núcleo duro de WP.org pero no forkeado, si te fijas se centran en la propia área de especialización de los que se salen la experiencia de usuario.

      A mí me parece una pena que esas mejoras y pruebas se salgan del ecosistema de WP.org. Y parece que al propio Mullenweg y muchos dicen que los nuevos cambios en WP son una respuesta a proyectos como este o Squarespace. Mullenweg siempre insiste en que todos los aportes son útiles, en todos los campos, pero creo (corregidme si no es así) que hay un peso mayor de la programación y, precisamente por la centralidad de Automattic, se da más importancia a la facilidad de uso de WP para el usuario final (el cliente de Automattic) que lo que esto supondrá para empresas de venta de temas o desarrolladores.

      Y es lo más normal porque aunque no sean los que más aportan al core sí son los que más tendencia crean en cómo se usará, de ahí usar esa referencia a la netocracia:
      “Los netócratas serían aquellos capaces de influir en los grandes consensos que definen los estilos de vida en la era de las redes. El consumariado estaría formado por las masas pasivas cuya identidad es definida por los netócratas.”

      Ni me imagino cómo sería WP si los diseñadores de temas estuvieran tan implicados como ellos en la gestión de ese bien común ,o los creadores de manuales de uso o los proveedores de hosting. Si todos ellos estuvieran tan implicados y conscientes de lo precioso que es y cómo cuidarlo les aporta más que cualquier otra inversión quizá ahora no habría tanta controversia.

      En fin, que me vuelvo a enrollar 😉 ¡Un temazo!

  • Mi experiencia con la comunidad del núcleo de Linux es la que dice David, un conjunto de comunidades reales que se dedican a desarrollar pero a más alto nivel está organizado de forma jerárquica con su “dictador benevolente” (le llaman así en broma, pero realmente lo es) a la cabeza y toda esa jerarquía no deja de ser una meritocracia dentro de las comunidades reales. Supongo que es una forma de organización bastante distinta a la de WordPress pero al final todas las comunidades grandes de software libre tienen una forma parecida de desarrollar.

    • “una meritocracia que sale de las comunidades reales del ecosistema general” me parece una descripción bastante exacta de cómo se maneja el core y servicios de wp.org (hasta donde yo sé, claro), lo incorporo al post 😀 Lo interesante creo que es que si una de las comunidades no dedica su tiempo a aportar y ganarse un hueco en esa meritocracia, no podrá influir en los cambios y estará a merced de lo que a las otras comunidades les interesa. Tan simple y lógico como que los bienes comunes “hay que hacerlos”.

  • Todo lo que sé sobre la comunidad de desarrolladores de WP es lo que he leído a Ester en este post, por lo que me resulta difícil aportar algo sustantivo. Veo las cosas de una forma muy parecida a David. Pero vamos, ni siquiera en LibrodeCaras veo netocracias puras. Voy a escribir sobre eso, pero mientras tanto te paso la pista de mi investigadora de referencia, que estuvo con Benkler en Harvard pero ahora tenemos la fortuna de tenerla por Barcelona. Ha estudiado la gobernanza de comunidades de creación on-line (wikipedia, Flickr, Wikihow, Social Forum Memory building), o sea, no de desarrollo software, pero aún así relevantes al tema. Puedes descargar su tesis y sus artículos desde su página personal: http://www.onlinecreation.info/ Tiene ideas muy interesantes. Eso sí, en algunas cosas entra en conflicto con la visión indiana.

    • Gracias por la referencia Antonio! De los ejemplos que pones, los que conozco no son distribuidos, quizá por eso no coincidan.
      Parece que usar “netocracia” ha confundido lo que decía en el post y quizá sea mejor meritocracia. Pero viendo la definición en la indianopedia no me parecía así:
      “Término creado por los ensayistas suecos Alexander Bard y Jan Soderqvist. Sin embargo, mientras en su teoría de la netocracia da nombre a una supuesta nueva clase dominante de la Era de la Información, el uso más común del término netocracia se limita nombrar a los dinamizadores de una red social distribuida.”

      En cualquier caso, me ha servido escribir este post para desentrañarlo más 😀

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *