Hockney-paintingEn sus últimos trabajos David Hockney hace un intento muy interesante de ir más allá de un paisaje fijo y en perspectiva. Lo pude disfrutar en el Guggenheim en 2012 en una exposición que muchos dijeron venía a rejuvenecer la pintura paisajística.

Normalmente, los artistas que “pintan cuadros” trabajan sobre el objeto representado. Hockney también ha trabajado  siempre sobre el observador del cuadro, ¿dónde colocarlo?. En una película llamada A Day on the Grand Canal with the Emperor of China (Surface is Illusion, But So is Depth) de 1988, Hockney explica la perspectiva que marca la visión de los cuadros renacentistas y la compara con los scrolls o pergaminos o rollos horizontales.

El último dibujo es un perfecto resumen de lo que persigue en su trabajo: una visión más amplia, precisamente el título de esa última gran exposición . O, como explica en una entrevista: “hay mucho más que ver” en todas partes, todo el tiempo.

hockneypsPor esto, los trabajos que más me fascinaron de la exposición fueron sus vídeos del paisaje de Yorkshire. Verdaderamente, muestran mucho más que una sola imagen o vídeo con un único punto de observación.  En el momento en el que Hockney coloca varias cámaras y además las mueve todas juntas algo distinto está pasando. Ved los vídeos para comprobarlo.

Como el propio Hockney afirmaba en aquella película del 88 “hay una conexión muy directa entre la forma en que representamos el mundo y la forma en que nos comportamos en él”. ¿A qué comportamientos nos llevarían estas nuevas visiones?

No sé si estos paisajes son una superación total del punto de vista fijo y su perspectiva. Pero, siguiendo con las relaciones entre las identidades imaginadas y la pintura paisajística, creo que son una buena  representación de la situación actual de los grandes estados nacionales: muchos puntos de vista movidos pesadamente por una infraestructura aparatosa y sincronizados en la postproducción. Sin embargo (o al contrario), al estar editadas por un artista como Hockney, son tan hermosas y armónicas, que somos prácticamente incapaces de no perdernos en admirar su riqueza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *