La TAR (teoría del actor-red) es una sospechosa habitual en la escuela de arquitectura de la universidad de Alicante. Latour, Callon, Serres,… son nombres tan familiares para sus egresados como Le Corbusier, Foster o Hadid. Bueno vale, depende del alumno… pero en mi caso, dada como soy a las digresiones, era imposible que unos sociólogos que se dedican a estudiar controversias técnicas y escriben libros que se llaman Nunca hemos sido modernos no acabaran entre mis lecturas de cabecera junto al Benévolo.

Pero ya hace años (años! oh my got!) que tuve un desencanto con ella. Bueno, en realidad, no lo fue. Al leer Reensamblar lo social de Latour simplemente me di cuenta de sus límites para la acción. Este libro es un manual práctico sobre cómo usar la TAR dedicado a los estudiantes de doctorado que participaban de sus talleres de escritura de tesis. En él Latour propone una metodología de la sociología de las asociaciones muy valiosa, honesta y útil para describir lo que ocurre. La fascinación que ejerce entre los investigadores de perfiles técnicos es justa y creo que se debe a que nos permite comprender porqué las cosas pasan fuera de nuestro control y cómo las personas y las cosas se refuerzan misteriosamente para dar esos resultados. No me extiendo más, si os interesa os recomiendo leer el capítulo Sobre la dificultad de ser una hormiga que para mí es el que mejor resume el espíritu del manual.

William Cronon ChicagoEl desencanto del que hablo se debe a que con ese libro me di cuenta de que yo no quería ser una investigadora social, aunque fuera de una sociología tan atractiva (y digresiva). Es decir, que las herramientas que propone me parecen imprescindibles y las bases teóricas y epistemológicas de la metodología son contemporáneas y reveladoras para cualquiera que quiera saber por qué demonios pasan las cosas, o sea, yo. Pero por ahora no quiero dedicarme a escribir tesis.

Pero eso no importa ahora, escribo todo esto porque hace poco (gracias a Enrique) he releído el artículo de Ignacio Farías Ensamblajes urbanos. Que examina y clasifica los aportes de muchos análisis urbanos que aplican la TAR. Hay algunos que me parecen relevantes para ejemplificar el “modelo distribuido de acción en el territorio” y que, además son de los mejores aplicando la TAR, ¿curioso?. Creo que no tanto.

Se trata de los estudios de William Cronon sobre el papel del río Chicago en la historia de Chicago. Aún no lo he leído entero pero lo distintivo de este estudio es que no trata de una organización, un conjunto, ni siquiera una “cuestión de interés” como las llama Latour, para mí lo importante es que estudia dos “entidades” en crecimiento.

¿Os suena?

Lo que sospecho que no quiero dedicarme a escribir tesis ahora porque también estoy en crecimiento. Seguiré con esta idea…

7 comments on “La TAR, sus aportes y límites

  • También para mí se abrió un mundo nuevo cuando descubrí a Bruno Latour. Incluso trataba de realizar todos mis proyectos a partir de los experimentos e historias acerca de la sociología de la ciencia que estaba leyendo en ese momento.

    Entender que formamos parte de un mundo que no puede ser dividido en compartimentos estancos, en el que diariamente tratamos con multitud de objetos, productos, declaraciones, teorías, trabajos, etc. híbridos, que no son sólamente técnicos o solamente políticos o científicos o económicos o industriales, sino una mezcla de todos estos campos en distintas proporcionesy que no pueden estudiarse aisladamente, sino en relación a otras entidades, a otras construcciones, que a su vez… fue una revolución para una mente dispersa como la mía… 🙂

    Es cierto que contamos con escasos recursos para trabajar con esta diversidad y la TAR puede tener limitada su capacidad de acción al tratar simplemente de describir esta complejidad, de reportarla. Pero para mi supuso un hallazgo el entender que haymuchos hilos de dónde tirar, cómo en los libros de misterio, para poder avanzar en la comprensión de un determinado conflicto. Y que tirando de los adecuados la descripción será más elegante y adecuada 😉

    Bueno, acabo. ¡Me guardo los enlaces de los textos que propones para seguir disfrutando!
    En cuanto a tu sospecha o revelación, ¡me parece grandiosa! a la vez que poética…

    • Justo ayer lo hablaba con Enrique, él lo expresaba con que lo que ha supuesto la TAR es un atrincheramiento de los científicos sociales en lo académico, en la investigación. Como si hubieran detectado que no tienen capacidad de proyectarse en el futuro y estuvieran bien así. Nosotros en cambio sí necesitamos proyectar el futuro, pasar a la acción que es lo que decía en el post. Sus herramientas nos pueden servir pero nosotros no nos quedamos estáticos en nuestra investigación, nuestras tesis, sino que tenemos que intentar describir y hacer al mismo tiempo. Por eso esa sospecha: nosotros también estamos en crecimiento, nos conformamos a la vez que damos forma a lo que hacemos. Y ahí es donde enra Ingold con su Being Alive o el neovenecianismo mismo.

      Gracias por lo de poético 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *