El otro día, escuchando la charla entre Juan el fontanero, Helena y Alfonso sobre el Dinamo calentador solar, pensé en cómo aprendemos las cosas. A ver, los tres somos capaces de entender algunos principios de la termodinámica, el principio de Arquímedes y si nos aprietas, recordamos y aplicamos el teorema de Bernoulli. Nos los explicaron en el cole y en la uni los aplicamos al diseño de instalaciones. Pero la forma en que los aprendimos es, por un lado, repetitiva y por el otro, burocrática. No sé si son las mejores palabras para explicarlo, me refiero a que en el cole los aprendías para repetirlos en un examen y en la uni para saber de dónde viene la fórmula que tienes que aplicar para cumplir la normativa.

aprendizaje_dialogoNo estoy hablando de que habría que aprenderlos con la práctica, que también. Lo que reflexionaba ese día tiene que ver más con lo que ayer escribía Jorge Jiménez en Hackers contra zombis. Esos principios físicos, junto con otros muchos de la matemática, la gramática, la filosofía, la poética… forman parte del “sistema de ideas que organiza el mundo” y deberíamos tener una comprensión “sustancial” de ese sistema de ideas. De hecho, todos esos principios tienen repercusiones en todos esos campos a la vez (siempre pienso en lo que el Principio de la incertidumbre de Heisenberg abonaría el terreno para el posmodernismo…)

Comprender su alcance y manejarlos conceptualmente con tanta soltura que aplicarlos en las prácticas cotidianas, en los inventos, las relaciones,… fuera algo natural y no tan ortopédico. Pero a la vez, conocer en qué contexto se enunciaron y cómo cambiaron la visión del mundo y sus repercusiones tecnológicas y sociales, para poder explicarnos nuestras visiones del mundo y también poder cambiarlas.

En fin, que me dan mucha envidia los fras y sures de Anatema, de Neal Stephenson, con sus diálogos para aprender todo tipo de cosas… y que sí, así debería aprenderse este “sistema de ideas” en las escuelas del comunal o de hackers.

12 comments on “Aprender el “sistema de ideas que rige el mundo”

  • Muy de acuerdo, yo también tengo la sensación de que el postmodernismo pasaba por Heisenberg, igual que la NASA pasó por Verne.

    Aunque siempre he dudado si Gödel es mejor símbolo, aunque menos conocido.

    Saludos.

  • A mí me obsesiona un pelín haberme quedado a uno de los lados de esas “dos culturas”, haberme privado de la capacidad de visión y comprensión de la “otra parte”; y no haber podido crecer/madurar disfrutando de ese punto de vista ampliado y mejorado. Tengo un par de posts motivados por ese sueño o esperanza de la polimatía. Y de, algún modo, es una pequeña fijación para mí el hecho de que los estudiantes muy jóvenes aún tengan que maduren intelectualemente en sistemas educativos que les “particionan”. David apuntaba un bosquejo de cómo empezar a reparar las consecuancias de ello en adultos.
    Reflexión grata la que dejas en este post, Ester 🙂

    • Vaya debate que os traíais en ese post, no me había enterado! Sí que se apuntan algunas cosas muy interesantes para ese aprendizaje de los básicos.
      Repitiendo lo que proponía en el post una metodología muy buena para asentar este tipo de conocimientos son los diálogos. En Anatema, los hay entre aprendices, entre aprendiz y “maestro”, revivir diálogos históricos… Lo que me recuerda a aquél post sobre el Etherpad como herramienta para el elearning… Ahí hay un camino, creo yo!

  • Anatema está justito al final del itinerario, pero le tengo muchas ganas… 🙂 (gracias por rescatarme la conversación de comentarios en el post sobre Etherpad, se me pasó en la parte más enjundiosa!)

  • Yo propongo al Heisenberg de Breaking Bad, como complemento. ¡Qué ganas de hincarle el diente al itinerario, por Dios, que no me llega el tiempo para todo!

  • Hola, Ester, me gusta bastante lo que dices y comparto esa ambición de ver “lo que hay detrás”. Y me pregunto si quizás, en vez de hacer un curso como es propuesto en el post que luego comentas, no sería mejor engarzar esos conocimientos de forma transversal a cualquier otro curso. En ese sentido sería más pedagógico puesto que vincularías esas mates o la filosofía o la poesía con lo que estás experimentando/aprendiendo.

    • Supongo que sí y que no, a la vez 😉 Depende de cuál sea el objetivo. Si es aprender a hacer instalaciones y para ello vinculas los principios y teoremas físicos, no sé cómo podrías hacerlo para no acabar con el mismo sistema que ahora tienes. Quizá con no centrate en lo burocrático baste… Pero si el objetivo es aprender esos principios y teoremas, la aplicación concreta queda como un ejemplo que te ayuda a comprenderlo. Es decir, en ese segundo caso, no tendría sentido pensar que hay algo tansversal… Ay, qué lio! 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *