Ayer estuvimos de nuevo en el COAMU, esta vez hablando de mimbrea y cómo utilizamos internet para desarrollarnos profesionalmente.

Personalmente, la sensación que me queda es que no supe contar muy bien mimbrea ante esa audiencia. La razón que encuentro es que mimbrea no está dirigida a arquitectos, aunque la revista está abierta a sus colaboraciones, no supe contar cómo ellos podían utilizarla para empezar a usar internet de forma conversacional. La verdad es que no quería “hablar para arquitectos”, pero no voy a escribir de eso.

Escribo este post porque me doy cuenta de que aún no sabemos hacer explícito el valor que aportamos en mimbrea. Pero estamos en ello. Sabemos que nuestro slogan debe ser “Aprender a conversar”. Pero, ¿qué es conversar?. Los indianos han escrito algunas referencias sobre este tema. Y ayer lo resumía, aplicado a mimbrea, con unas pinceladas:

  • La conversación te cambia
  • Sólo puede darse si compartes un mínimo solapamiento entre contextos
  • Según David, ese mínimo es el «quién». Esto no ocurre en mimbrea. Hablan asociaciones, ecohabitantes, profesionales diversos,… y, en muchas ocasiones, unos no creen que los otros estén “atribuidos” para hablar de ciertos temas. Pero en mimbrea esto lo obviamos y damos voz a todos por igual. Hablan las personas que hay en esas organizaciones y siempre desde lo que hacen. Así que “hacemos como si” hubiera un acuerdo en el «quién»… una ficción bastante frágil, pero útil.
  • Hablar al usuario final, al ecohabitante, es una estrategia más para “aplanar” los quienes.
  • La sostenibilidad, como teoría-luz que te obliga al cambio, es nuestro verdadero contexto mínimo compartido que refuerza la posibilidad de la conversación y hace que la fragilidad anterior sea menor.

Entender que la sostenibilidad es una idea inalcanzable que las personas (en su desarrollo profesional) pueden adoptar como motor para “aprender a vivir arrebatados por el cambio” es, para mí, nuestro gran descubrimiento. Como explícabamos hace poco en una entrevista:

en esencia, no hay nada que sea completamente sostenible, aunque lo sea hoy, mañana quizá tengamos otra información u otras prioridades que disminuyan su sostenibilidad. No es una cuestión de sí o no, sino de rangos. Pero no porque sea relativo hay que abandonar la tarea. No, por supuesto. Las teorías/luz son las más útiles para el ser humano porque siempre nos obligan a avanzar y a no estar parados.

Aceptando este relativismo politeismo o posmodernismo, desaparecen las convicciones (que anulan al otro) y, por extensión, los quienes se cuestionan y se reformulan. Nos hacemos equivalentes en el «quién» porque todos estamos intentando cambiar y mejorar. Y sabemos que nuestra convicción de hoy podrá cambiar mañana si encontramos nuevas evidencias, cambiamos nuestras prioridades o nuestros contexto se modifican. Paradójicamente, en ese escenario, si queremos aprovechar la gran herramienta que es la conversación, lo único que podemos hacer es «decir verdad». La que nos convence en ese momento y nos permite trabajar.

Una vez establecidas las bases de la conversación en mimbrea habría que pensar qué ventajas tiene participar en esa conversación y cómo se desarrolla. Así sabremos explicar el valor que aportamos y podremos empezar a venderlo.

Porque el objetivo no es la conversación. Ésta es, como he dicho, una herramienta. El objetivo de mimbrea es encontrar y relacionar entre ellos a los que quieren viviendas y construcciones más sostenibles, a los que quieren trabajar, intercambiar, comprar y vender en ese sector siempre cambiante. La conversación es una herramienta para sus negocios. Por eso decimos que nosotros mismos somos clientes de mimbrea, la hicimos para “trazar “el sector de la construcción en el que nos gustaría trabajar y encontrar oportunidades en él gracias a conversar con otros agentes mientras construimos nuestra reputación. Y que mimbrea es un nodo más en una blogosfera sobre sostenibilidad en la vivienda, mimbrea es la herramienta de nuestra estrategia de transformación en ese sector.

Pero dentro de la blogosfera es un nodo con una vocación algo especial. Construido por gente que ha experimentado la conversación y quiere que más gente participe en ella para ganar alcance, nos damos cuenta de que es difícil empezar a conversar y pensamos que podemos ayudar a que otros lo hagan. No hablamos de que la gente participe en mimbrea (la verdad es que recibimos más visitas, comentarios y colaboraciones de las que esperábamos en 6 meses), sino en sus propios blogs y webs, para que otros (mimbrea entre ellos) podamos enlazarles y construir sobre sus aportes, aportando nuestra parte.

Por ejemplo, si queremos escribir sobre materiales aislantes es difícil encontrar información de valor sobre la que aportar. No porque las empresas no tengan sus catálogos y descripciones y datos técnicos en su web, que algunas los tienen. Ni porque no se puedan encontrar típicos artículos “los 10 pasos para aislar tu casa”. Pero no se cuentan los porqués ni los contextos y, por supuesto, es muy difícil encontrar a empresas hablando a sus clientes o posibles aliados, ni siquiera hablando para sí misma.

El problema de fondo es que el uso de internet se ha devaluado, debido a la descontextualización. Actualmente, los blogs se usan para posicionarse, como si se tratara de un servicio de red social centralizado más para el que hay que fabricar contenido. Es decir, no usan el blog ni construyen una conversación en la blogosfera: usan el índice de Google y, consecuentemente, escriben para el robot que lo indexa, no para las personas con las que quieren contactar. Incluso en el caso de que el blog no empezara así, poco a poco, las estadísticas, rankings y ‘tuiteos’ hacen que el foco se ponga en el “peso” de nuestra reputación y no en con quién hemos conseguido hablar y para qué. Ahora entiendo mejor las críticas al 2.0.

Con esto no digo que no hay que tener en cuenta estadísticas y referencias, sino que no hay que generar contenido para ellas. Muchas veces he leído, y ayer oído, eso de “del blog no se vive”. Se da por supuesto que lo único que hacemos en una empresa es conseguir encargos y clientes, pero la conversación sirve para muchas otras funciones necesarias en ella: diseñar productos y servicios, investigar, hacer sondeos y pequeños estudios de mercado, encontrar proveedores, aliados y nichos de mercado o, incluso, “crearlos” (como estamos haciendo en mimbrea).

¿Qué ventajas tiene conversar y no sólo dialogar o adherirse? Apunto algunas para una posible lista:

  • Herramienta para la diplomacia corporativa de alcance: nos importan más los contactos concretos que las visitas, el posicionamiento sirve para los que buscan escala, la conversación para los que buscan alcance (esto del alcance también tenemos que explicarnoslo más, próximo post espero)
  • Herramienta de aprendizaje: Escribir y publicar en un blog sirve para saber lo que uno mismo piensa sobre lo que hace y le pasa en su trabajo y, por extensión, que lo sepan los demás. Si somos capaces de analizar y fijar lo que está pasando en nuestra empresa y lo que estamos haciendo, podemos mejorarlo. Por ejemplo, un problema con un cliente: si consigues escribir sobre él públicamente seguramente, al final del post, sabrás porqué ha ocurrido y cómo conseguir que no vuelva a ocurrir.
  • Herramienta demostrativa: Siguiendo con lo anterior, si escribimos los trabajos y la investigación que vamos haciendo en la empresa en el blog podemos conseguir aliados, proveedores e, incluso, clientes interesados en nuestros nuevos productos antes de que salgan… Pero, lo más importante podemos hacer que nuestros productos mejoren gracias a la participación de otros.
  • Herramienta de autonomía: Si conversamos con otros en internet, nos independizamos de la agenda mediática. Deja de importarnos tanto lo que los agentes externos (gobiernos varios, periódicos,…) nos imponen y nos afecta más lo que está en la agenda de nuestra red de conversación.

Todo esto lo hemos experimentado en aRRsa! y en este mismo blog. Pero, ¿cómo explicarlo a quien entiende internet sólo como un ranking de posiciones o a quién no lo entiende siquiera? Si conseguimos hacerlo, podremos comercializar bien a gusto ese ‘pack para pymes de introducción a la conversación en internet’ que estamos preparando 🙂

Seguimos trabajando…

18 comments on “Conversaciones posibles

  • Como lingüista, creo que la posibilidad de la comunicación (y de la traducción) es universal. Dices dos cosas: que la conversación te cambia, y que sólo puede darse si los respectivos contextos se solapan hasta cierto punto. Pero ¿estos puntos no son mutuamente contradictorios? Si la conversación te cambia, ¿no es siempre posible que los respectivos contextos se aproximen? (con un requisito: ver a continuación).

    Realmente creo que el requisito indispensable para una conversación es que ambas partes estén dispuestas a escuchar y abiertas a la posibilidad de que el otro pueda decir algo de interés (lo cual a menudo no sucede). Luego queda a la parte interesada saber convencer a la otra de que puede ofrecerle algo que le interesa.

    Y, por supuesto, cumplirlo. Porque el paso del dicho al hecho es otra cosa que tampoco es muy frecuente.

    • Hola Asun, gracias por visitar y por comentar! (Tardo en responderte porque he estado asimilando vuestro comentarios y este post de David sobre los sujetos de la conversación).

      El requisito que apuntas es precisamente lo que quería decir con que “la conversación te cambia”. Creo que no es contradictoria esta posibilidad de cambio con el compartir contextos, porque no tienes que compartir todo. Al contrario, cuanto menos compartas más posibilidades de cambio hay. Pero sí tiene que haber ese mínimo de que el otro tenga voz, que tú tambien apuntas como “que pueda decir algo de interés”.

      La propuesta de mimbrea que intentaba aclarar con este post (y que vamos descubriendo sobre la marcha) es: aún con sujetos que no están dispuesto a aceptar que el otro tenga voz, nosotros obviamos esa actitud e intentamos que todos la tengan. El sucedáneo para conseguir esto es la idea de sostenibilidad, que de por sí siempre te hace cambiar.

      En realidad no estamos muy seguros de la posibilidad de que funcione como sucedáneo, pero estamos experimentando 😀

      Gracias de nuevo por hacerme avanzar y saludos!!

  • Creo, y por utilizar un lenguaje positivo, que no es que no sepáis, es que estáis aprendiendo! Creo que habrá que empezar a hablar de relaciones “de calidad” en internet o “aprender a conversar con calidad” en internet. Y para ello, primero quizá es importante ver cómo es percibida Mimbrea por parte de sus públicos potenciales y ver en qué puntos hay distorsión con lo que vosotros queréis que sea. En el tema de “posicionamiento vs conversación” ya parece que surge uno… lo que requerirá de un buen ejercicio de empatía para definir un plan de acción (basado seguramente en formación) y sobretodo en Demostración de qué ganan “conversando con calidad” en lugar de preocuparse solo de llevarse bien con el código de Google… creo que estáis rascando en un tema muy bueno..

    • Laura, como siempre, un placer leerte aquí! Justo estaba pensando yo también en hacer una pequeña encuesta entre los lectores y usuarios de mimbrea. Con tu comentario creo que antes de enviarla podríamos hacer un ejercicio de introspección y pensar cuáles son los resultados que esperamos. Así podremos ver la distancia que hay entre lo que creemos que somos, lo que queremos ser y lo que somos (lo que la gente valora de nosotros). Manos a la obra!

  • Por aportar algo más, quizá es necesario que Mimbrea haga hincapié en el concepto “comunicación p2p o entre pares” que está interesada en promover sobre los blogs como herramientas de de comunicación distribuida y no como una moda o una forma de posicionarse en internet. Es decir, los blogs como una herramienta para establecer una comunicación p2p entre los agentes del ámbito de la sostenibilidad donde sobretodo importen los quienes (pares).

    Y al mismo tiempo, no es esto una forma alternativa de posicionaros como revista digital en el sector? Posicionar vuestro discurso respecto al resto de visiones… yo creo que sí.

    • Buen punto! al escribir parece que lo obviamos porque ya lo tenemos claro, pero… ahora cuando me ponga a escribirlo intentado ser breve y sintética veré que no lo tengo tan claro como creía 😉

      Gracias por seguir aportando!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *