Como toda revelación, lo que voy a decir a continuación ya lo sabía hace mucho tiempo. Pero hoy (por muchas circunstancias, mejor, pestañas abiertas en mi(s) navegador(es)) se me ha aparecido como una revelación. La pregunta no es ¿Qué aporta un arquitecto a la sociedad? sino ¿qué aportamos como personas al procomún de la(s) comunidad(es) a las que pertenecemos?

Me parece irreal hablar de “la profesión”, seguir identificándose con una comunidad que lo único que comparte es un papel sellado que te dieron en la Universidad. Otra cosa es si habláramos de pluriespecialistas activos, con ética hacker y ocupados en la construcción del entorno (en este caso). Eso sí que puede generar comunidades, muchas y diferentes entre ellas. Algunos pensaréis que eso es casi casi el Colegio Profesional, pero no, una comunidad de hackers no necesita estar “señalizada” por la Universidad ni tener un monopolio.

La buena noticia es que no es necesario “pensar como reconvertir el colegio” ni “buscarle salidas a la profesión“, si me permitís el juego de palabras, creo que hay que buscar entradas a los hackers que quieran dedicarse a la construcción del entorno y “vivir en ello”. Tampoco, no hay un sitio donde entrar, eso supondría que hay algunos que estaban primero, al final se trata de salir de la profesión. Que los hackers trabajemos por nuestra cuenta y nos juntemos por afinidades para construir nuestras propias instituciones y relatos. Y esto no es ningún escándalo, hace mucho tiempo que lo estamos intentando, cada vez afinando más y más.

9 comments on “Hackers de la construcción del entorno, no arquitectos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *