Cuáles son las herramientas digitales con las que se forma una escuela P2P es algo que ha aparecido varias veces en los comentarios del debate de las Escuelas del Comunal. No sé por qué pero me interesa mucho este tema. Aunque no sé programar, me encanta trastear con herramientas, configurarlas para lo que necesito y ver si hacen que aparezcan otro tipo de conversaciones y producciones.

Anteayer María Javaloyes lo recuperaba en su blog evaluando herramientas digitales respecto al curso de Proyectos 0 que ha trabajado este año en Alicante. Por dar un poco de contexto diré que es un curso que está con un pie dentro y otro fuera de la Universidad. Aparece con la implantación de Bolonia, dura un cuatrimestre y el Área de Proyectos decidió que lo impartieran antiguos alumnos a su libre albedrío, eso sí, con reflexiones y calendario comunes. El año pasado arrsa! fuimos uno de los profes, fue una experiencia muy bonita que nos hizo reflexionar mucho. Pero como le comentaba a María, por mucho que nosotras nos empeñemos, ese curso no son las 100 escuelas personales conectadas de los alumnos sino un “experimento educativo y reflexivo” de un Área de la Uni, eso sí, es muy interesante. Tanto que da para que aparezcan temas clave de las escuelas P2P, como qué herramientas son las mejores para aprender.

Pero para evaluar herramientas es importante esa diferencia. Y saber si estás pensando en herramientas para que una Universidad prestigiosa siga siéndolo, como el caso de Beatriz Colomina en Princeton del que hablaba María. O en herramientas que articulen el aprendizaje de los alumnos, que sirvan como “señalización” de su curriculum (siempre basado en lo hecho, claro) y que conecten una comunidad capaz de generar nuevo conocimiento.

Para este último caso he intentado hacer una especie de “estado del arte” sobre las herramientas para una escuela P2P recuperando artículos en los que se ha hablado de estos tres puntos. ¿Alguien añade alguno?

– Como base para articular el aprendizaje estaba la propuesta de Dronte: repositorios libres, tutores en un entorno de apoyo y espacio de socialización.

– A esto yo sumaría el espacio personal del alumno que sería algo tan simple como un blog. Y creo que los dos últimos puntos de Dronte estarían mejor distribuidos en estos blogs personales que en espacios digitales centralizados en las escuelas. Creo que esto da libertad y fomenta el pluriespecialismo. Así, si durante mi vida me interesa aprender sobre temas distintos todo se va relacionando en mi persona y no en la “base de datos” de las escuelas concretas.

– Los repositorios los alojaría y mantendría en cada escuela. De hecho el repositorio de una escuela es lo que le da la credibilidad como creadora de conocimiento interesante (más abajo hablo de este punto dentro de las comunidades y su conocimiento)

– Una forma de pago a cualquiera que quieras que sea tu tutor, es decir que te dedique tiempo y te acompañe en tu aprendizaje. Si cualquiera puede ser solicitado como tutor se diluye la distinción profesor alumno, como apuntaba Juanjo. Quizá se generaría un vínculo especial entre tu blog y el de tus tutores y, de estas relaciones establecidas libremente, las escuelas podrían tener un “histórico” de las que han utilizado como base los materiales de sus repositorios.

Para “señalizar” David hablaba del “cursus honorum”, es decir, que los méritos se “evalúan” por lo hecho y escrito. Esto supone que tu espacio de trabajo, es decir, tu blog, es el que te señaliza. Y como decía antes creo que es bueno que cada uno mantenga el suyo. Lo que no quita que una escuela pueda ofrecer alojamiento.

Por mi parte, simplemente le daría más funcionalidad al blog, que recogería con sencillas (digo yo, sin saber programar) herramientas distribuidas, todo lo que estás trabajando y aportando a los repositorios. Ponía como ejemplo el blog de John Robb en el que aparecen barras laterales con reseñas de su producción, sus libros publicados con enlaces a donde puedes leerlos (en su caso Amazon),  los comentarios, etc que dan “credibilidad” a lo que estás leyendo en la barra central.

Dronte apuntaba que esto bien podría ser Lupus.

– Otra vez Dronte apuntaba la necesidad de “traducir” los méritos especializados y proponía ejemplos como Masterbranch.

– En lasindias, y pensando sobre todo en la producción teórica, aparecía con Juanma la necesidad de espacios de publicación alternativos, con ejemplos como Hypothes.is y Research Blogging.

Para generar comunidades y, con ellas, nuevo conocimiento hace falta repositorios, interacción y contextos, como comentaba David. Como decía antes los repositorios estarían en la escuela pero la interacción sería distribuida para poder incluir siempre a nuevas personas o permitir la interacción puntual.

– Podríamos seguir con Lupus porque permite la interacción entre los “espacios personales” de cada persona y abre la puerta a tus contextos. Lupus es como un “super lector de feeds social” (o así lo entendí yo), quizá me falta saber qué pasa con los comentarios en los blogs (en el debate de las escuelas del comunal se ha visto su importancia) y con los repositorios a los que aportas material. O quizá esto es más una nueva versión de Feevy.

– Y por supuesto, las comunidades usarían wikis para ir fijando conocimiento (que pueden generar también un feed que agregar a tu espacio personal)

Añado que para “financiar” la creación de nuevos materiales e investigaciones podría haber un módulo de crowdfunding o donaciones.

María de lasindias se preguntaba si tendría sentido generar grupos de trabajo para la creación de materiales pedagógicos específicos, que en su caso, también tendrían que tener una herramienta. booki.cc podría ser una referencia.

Hasta aquí el funcionamiento que he podido imaginar yo: Escuelas con wikis y otros repositorios y con históricos de los usos de esos materiales para el aprendizaje, con un módulo de financiación para generar nuevos materiales y espacio para los grupos de trabajo que los generen, y, quizá con servicio de alojamiento para blogs . Y, por otro lado, personas que aprenden y enseñan con blogs “supervitaminados” que permitan la conversación y recojan tu “cursus honorum”. Como tutor podrías funcinar a través de una escuela o por libre. ¿Cómo lo véis?

8 comments on “Herramientas digitales para la Escuela P2P

  • Me lo leo con más detenimiento y me lo imagino esta tarde tras la siesta, echándole un vistazo a las herramientas. Sólo una nota: creo que el Cursus Honorem y toda la información posible debería estar fácilmente accesible en un sitio, que no deja de ser un “repositorio” de información que también estaría en cada blog o web personal del alumno/tutor/investigador=miembro. Igual con un enlace al blog si hay una herramienta para hacer el CH visible en él basta, pero yo, como cazatalentos, preferiría poder acceder a una gran base de datos que me permitiese buscar lo que necesito de forma sencilla, comparar CH’s y esas cosas.

    El cómo presentarlo y venderlo es lo que más me obsesiona a mí, como podrás ver 🙂 La transición no es mi momento favorito, y me gustaría hacerla lo más fluída posible. Hablamos de una lógica nueva que hay que venderle a los zombis para contrarrestar el hechizo que los tiene atados a esa triste existencia 🙂

    • Bueno, eso es tan fácil como lo explicas. Hacer una página donde puedes enlazar a tu CH desde un “espacio para contratadores”. Esto podría estar en las escuelas o ser un espacio web que alguien monte como “intermediario”. Es una funcionalidad interesante sobre todo para los Grupos locales de Producción que necesiten buscar al alguien.

      Entiendo tu postura, aunque en mi caso prefiera mantener la inestabilidad de los momentos de transición. Siempre pienso que cada momento es la transición entre el anterior y el siguiente momento. Juan Urrutia escribía hace poco sobre esto en su búsqueda de un nuevo relato y decía que, al llegar a una nueva heurística, debemos recordar que no es la definitiva 😉

      • Personalmente, me siento muy cómodo en una sensación de cambio o posibilidad de cambio constante: y es ese el futuro que yo veo. Sin embargo, esta transición en concreto se produce desde una situación muy estática… ¡cuanto antes dejemos atrás este muermazo mejor! 🙂

        • Yo estoy intentando hablarle del proyecto a un puñado de informáticos que, al margen de que puedan participar en el diseño del asunto en formato virtual, nos den su visión. La tela sería una web en la que entrases como miembro y aunase todos esos elementos, permitiéndote ser a la vez tutor (por lo que cobrarías) y alumno (por lo que pagarías), construyendo los proyectos en el interior de la web en relación a enlaces exteriores y produciendo una ficha dinámica que los cazatalentos pudieran visitar para encontrar específicamente y con info de calidad lo que buscan. No sé si estoy diciendo una obviedad.

          Por cierto, jovencita, ¡tenemos que vernos pronto!

  • Hola° Tal vez se podría agregar, como herramienta de certificación, los “open badges” que está desarrollando Mozilla. En Ártica tenemos muchas ganas de incorporarlos, veremos cón nos va.
    Saludos!

    • Hola Mariana! Qué gusto verte por aquí! Muy interesantes los “open badges”, en España hubo un proyecto que los usó como atractivo, Hybrid Days. Los badges animaban a la gente a mejorar los cursos y a aportar nuevos contenidos, por ejemplo traduciendo, ayudando en la organización, etc.

      Por otro lado ahora estoy probando un curso de Coursera para ver cómo funciona el “peer assesment” y “peer evaluation”, porque en sus cursos masivos proponen la realización de ejercicios para llegar a obtener los certificados. Aunque no me gusta que repita tan claramente los tiempos de la “universidad” y que sean tan masivos, creo que el “peer assesment” puede ser una buena idea.

      Seguimos investigando!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *